miércoles, 20 de mayo de 2009

El adiós.

TRES POEMAS A MI ABUELA



1


Desafío

de nombrar

el innombrable


el muerto

que quedó
en mí.



2


ella
viaja

el
que
se muere

soy yo.



3


el muerto

destilaba
estelas

de brisa.



A la memoria continua de María Santola (Junio 1925- Mayo 2009)

3 comentarios:

Fernando M. Raluy dijo...

Desde aquí, mi pésame, amigo.

Espero que puedas hacerte fuerte y comprender que la vida tiene estas dagas que van directo al corazón, pero que es el frío mismo de ese acero el que conservará tu visión superadora que te hará fuerte ante la realidad mas adversa.

Un abrazo, contá con quienes te conocen.

Fer.

Ezequiel Ambrustolo dijo...

Gracias querido, se la extraña a la vieja, sobre todo sus tangos y sus mates. Hasta la vuelta.
e.

mar dijo...

me gusta pensar que ahora ella está en vos, como mi padre en mí...
leiste Ea de Maria Julia Magistratti?

Porque siempre es de día en los recuerdos
tendré que llamar a mi abuela
para que se haga la noche;
ahora que ella está jugando
con sus plantas blancas
en un universo amarillo.